«Pacto social» para sostener la atención de calidad del sector bioquímico

0
313

En medio de la compleja coyuntura económica, política y social que ha surgido tras las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) nacionales, la presidenta del Colegio Bioquímico del Chaco y de la Confederación Unificada Bioquímica Argentina (CUBRA), Dra. María Cecilia López, ha instado a la colaboración entre todos los actores involucrados para afrontar la situación actual. En un escenario marcado por la devaluación y las dificultades en el acceso a insumos, la Dra.López considera que es esencial establecer un «pacto social» que garantice la calidad en la atención a los pacientes.

La presidenta del Colegio Bioquímico del Chaco, al habló con el diario NORTE y subrayó la importancia de encontrar soluciones conjuntas para superar los desafíos presentes. Mencionó que, como prestadores de servicios de salud, enfrentan problemas para mantener la calidad de sus servicios debido a aumentos significativos en los costos de insumos por parte de un sector que carece de regulación y precios controlados.

Además también hizo hincapié en que los prestadores de salud atienden a una gran parte de la población argentina, pero se ven afectados por plazos de pago prolongados, mientras enfrentan aumentos constantes en los costos y la presión por parte de proveedores que exigen pagos inmediatos. A esto se suman los desafíos de las negociaciones salariales en un contexto de inflación y devaluación.

En respuesta a la situación, varias confederaciones de profesionales de la salud, incluyendo la Confederación Unificada Bioquímica Argentina (CUBRA), han planteado reclamos al Ministerio de Salud de la Nación, dirigidos a la Ministra Carla Vizzotti. Estas organizaciones, que también incluyen la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), la Confederación Odontológica de la República Argentina (CORA) y la Confederación Médica de la República Argentina (COMRA), han expresado su preocupación por la crisis económica general y sus efectos negativos en el sector de la salud.

Entre los principales puntos de preocupación destacan la alta inflación, la escasez de insumos esenciales, la falta de actualización de aranceles y honorarios, las condiciones precarias de trabajo y la seguridad en el entorno laboral de los profesionales de la salud. Ante esta situación, han propuesto una serie de medidas urgentes, incluyendo la actualización automática de aranceles según la inflación, la implementación de un copago transitorio en las consultas, políticas tributarias diferenciadas para insumos y medicamentos, y la mejora de la infraestructura y seguridad en los centros de salud y hospitales públicos.

La búsqueda de soluciones colaborativas y la implementación de medidas concretas emergen como prioridades para garantizar la atención de calidad a los pacientes en un contexto desafiante para el sector bioquímico y de la salud en general.
Leé la nota completa a través del siguiente link: https://bit.ly/3siZTq5